20 mayo 2010

Las tecnologías de la información y el estiércol tienen una relación simbiótica

VacasLos agricultores lácteos estadounidenses pronto podrían verse inmersos en el negocio de las tecnologías de la información gracias al estiércol de sus vacas, que podría utilizarse para suministrar energía a los grandes centros de datos de compañías como Microsoft o Google. La idea tendría un doble beneficio: por una parte la construcción de los centros de cálculo se haría en zonas rurales y, por otra, los productores tendrían una manera productiva de deshacerse de los residuos del ganado al convertirlo en combustible. Así, un productor de leche podría alquilar tierra y energía a las compañías tecnológicas y recuperar la inversión en un sistema de conversión de residuos a combustible en un periodo de dos años. Además, al tener estos centros de datos en pequeñas localidades los agricultores contarán una nueva oportunidad de negocio.
Las empresas han tendido, históricamente, a construir sus grandes centros de datos cerca de las grandes ciudades e industrias. Dado que esta práctica ha continuado en los últimos años, se ha hecho difícil para las empresas construir centros de datos más grandes y encontrar suficiente electricidad barata y terreno para satisfacer sus necesidades.
El auge de las redes de alta velocidad ha dado a las empresas de tecnología una oportunidad de irse lejos de las grandes poblaciones y aún así ser capaces de obtener la información almacenada en los centros de datos en tiempo real. Empresas como Google, Yahoo, Amazon.com y Microsoft han estado trabajando en una carrera por encontrar puntos en EE.UU. con electricidad y tierras sobrantes. Como consecuencia cada vez surgen más centros de datos en estados como Washington, Texas, Iowa u Oklahoma.
En las granjas, los productores de leche han estado buscando fórmulas para tratar sus vastas cantidades de residuos procedentes del ganado y convertirlo en un combustible llamado biogás. Para producirlo, un agricultor necesita comprar equipo especializado que convierte el estiércol, a través de un proceso de digestión anaeróbica, en una gran cantidad de metano que puede ser utilizado como un reemplazo del gas natural o el diesel.
Una vaca promedio genera los suficientes residuos por día para alimentar una bombilla de 100 vatios. Según cálculos, diez mil vacas podrían alimentar un centro de datos de un megavatio –el equivalente de un pequeño centro de datos utilizado por un banco–.
Los equipos producen una gran cantidad de calor residual que, precisamente, es necesario para los sistemas que crean el biogás. Las vacas no sustituirán la energía hidroeléctrica utilizada por muchos de estos centros de datos, pero hay un interés creciente en el biogás y esto presenta una buena oportunidad de rentabilizar el abono.

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home